La Tipicidad Subjetiva

El conocimiento de la teoría del delito es importante, sobre todo dentro de un sistema acusatorio en el que debemos presentar la teoría del caso, que contiene los elementos fácticos y jurídicos, dentro de los cuales debe hacerse la adecuación típica del hecho acaecido.

Son distintos los elementos de la teoría del delito, sin embargo queremos  abordar  un poco sobre la tipicidad, específicamente en su aspecto subjetivo, ya que esto ha marcado un cambio importante con respecto a la legislación penal previa.

Nuestro Código Penal, adoptado en el año 2007, entró en vigencia un año después, y varió sustancialmente la concepción de la teoría del delito. En el Código Penal anterior, el dolo y la culpa hacían parte de la tipicidad, en tanto que en el nuevo, son parte de la tipicidad.

Así, la tipicidad subjetiva incluirá el contenido de la voluntad que rige la acción, esto es la finalidad y la intención.  Por supuesto que la problemática se presenta, al tratar de probar de forma directa algo que está en la mente del actor, por tanto será necesario inferirlo a partir de situaciones objetivas concretas.

El tipo penal puede ser doloso o culposo, según se tenga conciencia y voluntad de realizar lo que está descrito en el tipo penal objetivo, o si el actor no observó el deber objetivo de cuidado.

En cuanto al tipo penal doloso éste tiene dos elementos: el intelectual que implica conocer qué se hace, es decir saber cuáles son los elementos del tipo objetivo descritos por el legislador, sin que ello requiera un conocimiento exacto; y el volitivo, que implica el querer realizar eso que se conoce.

Si no existe conocimiento, si el sujeto desconoce o está en un error sobre la existencia de algunos de los elementos objetivos constitutivos del tipo penal, estaríamos en presencia de lo que se conoce como Error de Tipo.

Así, el Artículo 30 del Texto Único del Código Penal, indica que “No delinque quien actúa con la convicción errada e invencible de que su acción u omisión no concurre en alguna de las exigencias necesarias para que el hecho corresponda a su descripción legal”.

Ahora bien, para que ese error excluya el dolo debe tener la categoría de invencible, de lo contrario podría dar lugar a responsabilidad. Nuestro Código no establece qué hacer en el caso de que el error sea vencible, sin embargo, la doctrina ha indicado que sólo se respondería a título de culpa si el delito así lo tiene previsto.

Finalmente, el tipo penal culposo se presente por la inobservancia del deber de cuidado sólo en aquellas conductas así establecidas por el legislador. Debe mediar una relación de causalidad entre la acción realizada con infracción del deber objetivo de cuidado y el resultado prohibido para imputar la responsabilidad por culpa.

Colaboración de: Grisell Mojica Aguilar

 

Dejar un comentario

Filed under Penal General

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>